enero 15, 2009

¡Qué hipocrecía!, ¡Qué mojigatería!


El presidente municipal de Guanajuato, Eduardo Romero Hicks, de estracción panista, salió con su jalada de prohibir los besos en la vía pública, y a quien viole la normativa, será multado con 1500 pesos...

De verás que no quiero imaginar que mente tan retorcida tendrá este tipo, de ver malo, una hermosa manifestación de cariño, como lo es un beso, en algo obsceno y peligroso. Los obscenos y peligrosos, son estos tipos que en el ejercicio del poder que les encomendó el pueblo, violan los derechos humanos de sus ciudadanos.
*
Por favor, ciudadanos de Guanajuato, hagan un mítin del beso, haber si hacen una detención masiva de personas por darse un hermoso, sano, saludable beso en la calle.

No hay comentarios.: